Microrrelato: CORAZÓN DESBOCADO

CORAZÓN DESBOCADO

No es posible contener la pasión. Ella siempre encuentra una vía de escape. Si intentas silenciarla, espera su momento para explotar y arrollarte sin remedio. Ahora mismo mi corazón late sin freno, desbocado. En mi boca se encierra un metálico sabor que me indica que el momento ha llegado y no sé si estaré preparado para controlarla o acabaré en su infierno. Reafirmo mi fuerza estrujando mi mayal, respiro profundamente y comienzo mi carga. Espero que mi causa sea justa pues sé que no habrá un mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.