Reseña: Aprendiz de Asesino de Robin Hoob

Reseña: Aprendiz de Asesino de Robin Hoob

Título: Aprendiz de Asesino
Saga:  El Vatídico, Libro I
Autora: Robin Hobb

Editorial: La factoría de Ideas
Nº páginas: 400 pags
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788498006384
Precio: 9.95 €

SINOPSIS:

Llena de magia y maldad, de heroísmo y deshonor, pasión y aventura, Aprendiz de Asesino es la novela de una irresistible voz dentro de la Gran Fantasía. La narrativa refrescante y original de Robin Hobb es el comienzo de una nueva época dentro de la literatura fantástica.

El joven Traspié es el hijo bastardo del noble príncipe Hidalgo, heredero al trono de los seis ducados. Después de ser rechazado por su familia, es llevado a la corte real donde crece bajo la tutela del arisco caballerizo de su padre. Todos los miembros de la realeza lo consideran un paria salvo el taimado rey Artimañas, que ordena que su secretario lo adiestre en las artes del asesinato. Pues por las venas de Traspié corre la sangre de la mágica Habilidad… junto a los más oscuros saberes de un niño criado con los perros del establo y repudiado por su familia.

Mientras los bárbaros invasores saquean las costas, Traspié se convierte en un hombre. Pronto habrá de arrostrar su primera misión, tan peligrosa como desoladora. Y aunque hay quienes ven en él una amenaza para el trono, quizá posea realmente el secreto de la supervivencia del reino.

RESEÑA:

Robin Hobb (Margaret Astrid Lindholm Ogden)  

¿Por qué ha tardado tanto en caer esta saga en mis manos? Es una pregunta que me he hecho cientos de veces tras la lectura del libro que nos ocupa en este análisis. Pero no adelantemos conclusiones y seamos «profesionales».

En primer lugar la edición que tenemos en las manos es una edición de bolsillo que engloba los dos primeros libros (correspondientes al primero de la saga es su lengua natal).

La escritora nos presenta un mundo, Los Seis Ducados, en el que las penurias y la pobreza se extienden mientras que los nobles y reyes se permiten jugar al juego de la política. Es la historia de un hijo bastardo del próximo rey (o Rey a la Espera como nos presenta la escritora) y como su existencia y la pericia en utilizarle, les da poder a unos y hunde a otros. Es una historia de lealtades a medias y de estrategias político-sociales. Pero en este trasfondo, la escritora nos dejará acompañar a Traspié, el protagonista de la historia, en su crecimiento personal, navegando por su niñez e inocencia, y como esta se va desvaneciendo poco a poco. Compartiremos con él desde su primer amor a su primera traición. Para complicar mas si cabe la cosa, Traspié demuestra cierta capacidad para una especie de magia que convive con los Reyes y otra capacidad que es necesario mantener oculta por su propio bien. Veremos como pasa de ser un arma pasiva en contra de El Rey a la Espera a un arma real contra los enemigos del reino, pero ¿tan sencillo es saber quienes son?. Las dudas sobre este hecho y sobre mil cosas más harán de la historia de Traspié una enorme aventura en la que los lectores podrán sumergirse y disfrutar.

Pero lo más grande es que Aprendiz de Asesino es solo el principio de los devenires de Traspié, quedan cientos de hojas por las que navegar en esta historia, que no es más que la novela sobre intriga palaciega y política más completa que ha caído en mis manos (de momento, que siempre queda la esperanza de hallar algo que lo supere)

Como conclusión final es, si no te has acercado a este libro aún, ¿a qué esperas? Si te gustan las novelas de fantasía con líos políticos e intrigas, ni lo dudes.

NOTA:  9 / 10

4 respuestas a “Reseña: Aprendiz de Asesino de Robin Hoob”

  1. Iván Cuerva dice:

    Es que es buenisimo, aunque para mi el culmen es el segundo libro (como trilogia). Tenía que haber escrito más en artículo que hice para Imaginarios.

  2. Iván Cuerva dice:

    Yo solo he leído la trilogía de El Vatídico, las demás me quiero pillar ahora La Factoría las está relanzando. Te recomiendo que subas posiciones al segundo en la lista de espera, por Asesino Real es mejor que el primero (al menos para mi).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.