Algunos eventos: ParlaCuenta y El Circo de Hielo 2

Algunos eventos: ParlaCuenta y El Circo de Hielo 2

Buenos días Amantes de la Fantasía,

He estado estas dos semanas demasiado distraído con las novedades y cambios del curro muggle, por lo que no me he podido pasar con la asiduidad que me gustaría por aquí. Tengo pendientes los unboxing de Octubre y de este propio mes y un montón de reseñas que se me han quedado en el tintero. Espero normalizar y adaptarme a todos estos cambios y ponerme al día.

De momento, os traigo un par de minicrónicas de los últimos eventos a los que he podido asistir:

El pasado sábado 16 de este mes, pude asistir con toda la familia a la cuarta edición del festival ParlaCuenta. Esta iniciativa, que hasta esta edición no había conocido, es una maratón de cuentos, casi sin descanso. Estuvimos por la tarde casi tres horas y las niñas disfrutaron de lo lindo. Hubo decenas de cuentacuentos, algunos más pros que otros, pero todos con cuentos deliciosos. Nosotros nos marcamos como objetivo un cuento que le ha gustado mucho a mis niñas (y a sus papis, por supuesto) que es El Cazo de Lorenzo. La mala fortuna hizo que, justamente la persona encargada de esa historia no pudiera asistir. Aun así, la jornada estuvo genial y mi Carmencita incluso pudo subir a leer un microcuento facilitado por la propia organización.

Tras esta parte, comenzaron los cuentos para un público más adulto, pero esa parte ya nos la saltamos.

Estaré más atento para la próxima edición, traeros toda la info e invitaros a un día lleno de cuentos.
Mi más sincera enhorabuena a la organización que consiguió atraer a gran cantidad de público. Siempre hay cosas que mejorar, pero se nota el trabajo que hay detrás.

El pasado domingo 24 de noviembre, junto a la familia, encaminamos nuestros pasos a los exteriores de IFEMA. Allí nos esperaba una blanca carpa de circo y mucho hielo.

Durante casi dos horas (con un descanso de veinte minutos) pudimos deleitarnos con una historia bien llevada, narrada mediante diferentes tipos de espectáculos. Pudimos ver demostraciones de fuerza, equilibrismo, marionetas, una sirena, dibujo de arena y patinaje, mucho patinaje. Todo ello amenizado por un clow divertido. En el apartado musical, las cuerdas fueron las reinas: arpa y violín. También tengo que destacar una inmensa pantalla en la que el decorado era proyectado y acompañaba a cada escena.

Cosas a mejorar, los precios (un poco altos para mi gusto, tanto en las entradas como en las consumiciones) y los servicios (exteriores y de tipo itinerantes y portátiles , mal llamados «de obra»)

Y hasta aquí esta breve crónica

Mil Fantasías,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *