Crónica de mi visita a la XXXIV Feria del Libro de Fuenlabrada

Crónica de mi visita a la XXXIV Feria del Libro de Fuenlabrada

Buenos días Amantes de la Fantasía,

CartelFUENLABRADAOtro año más, y visita obligada, pude disfrutar de una calurosa tarde en la Feria del Libro de Fuenlabrada. Siempre es un placer poder pasear entre libros y en ese entorno idílico que es el Parque de La Fuente. ¿Qué mejor modo de pasar la Jornada de Reflexión previa a las Elecciones Generales del pasado 26 de mayo?

Nada más llegar, pudimos detenernos en la caseta de la mítica Librería Bravo. Allí pudimos saludar y charlar con dos de las autoras predilectas de mi hija mayor: Rocío Antón y Lola Núñez. Sus deliciosos cuentos y su simpatía auguraban una tarde llena de fantasía. Por supuesto, nos hicimos con otra de sus obras (una más para la biblioteca particular de Carmencita).

 

Portada Novela Gráfica Libros de la MagiaProseguía nuestra visita a otras casetas. Al llegar a Generación X Fuenlabrada, cayó la novela gráfica Libros de la Magia de Neil Gaiman. Llevaba tiempo que esa obra me hacía ojitos y ese fue el día. Desde que leí el Libro del Cementerio, tenía muchas ganas de volver a los textos de este magnífico escritor.

Tras pasar por casetas como las de la librería Camelot, nos dirigimos al escenario tipo anfiteatro para un espectáculo muy entretenido: malabares, balanceos imposibles sobre lianas,… mis chicas estaban fascinadas. Era el momento de escabullirme e ir a visitar en solitario el resto de la feria. Quería pasarme a ver al editor de Now Evolution, un incondicional de todos los saraos a los que asisto, a Palabras de Agua, aunque no encontré ni a Ana Coto ni a Juande Garduño (con la alegría que me da verlos y charlar un rato). Además, me pude detener y frikear un poco en el resto de casetas. Regresé a la de la Librería Camelot para hacerme con mi segundo pecado del día: Brujas y Nigromantes:Hermandad de Raquel Brune (Editorial Hidra). Foto Fernando CascalesFue entonces cuando pude ver a Fernando Cascales, cantante del grupo Duendelirium. Cuál fue mi sorpresa cuando me percaté que estaba ilustrando en directo. Desconocía esa faceta suya. No pude evitar pararme a incordiarle un poco (los que le conocéis sabéis que es un cielo) y a hacerle todas las preguntas que se me ocurrieron. No hubo modo de desconcentrarle. Él proseguía haciendo un Jocker de los que molan de verdad.

Tras ello, regresé con mis pequeñas y nos dispusimos a dar una última vuelta antes de irnos a cenar.

A mi parecer, la Feria del Libro de Fuenlabrada sigue siendo un referente en el Sur de Madrid y cada año regresaré para disfrutarla.

Mil Fantasías,

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *