Microrrelato: CORAZÓN DESBOCADO

CORAZÓN DESBOCADO

No es posible contener la pasión. Ella siempre encuentra una vía de escape. Si intentas silenciarla, espera su momento para explotar y arrollarte sin remedio. Ahora mismo mi corazón late sin freno, desbocado. En mi boca se encierra un metálico sabor que me indica que el momento ha llegado y no sé si estaré preparado para controlarla o acabaré en su infierno. Reafirmo mi fuerza estrujando mi mayal, respiro profundamente y comienzo mi carga. Espero que mi causa sea justa pues sé que no habrá un mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *