Poesía: OSCURAS LETRAS

OSCURAS LETRAS

Sombras en mi mente
que inundan mi razón,
lágrimas en mi cara
como muestra del dolor.
Otro amigo caído en la lucha
y junto a él, el supuesto opresor.
Sangre, barro y ceniza
y, ahora, no encuentro explicación.
El prado repleto de cuerpos,
yelmos, flechas y emblemas del Dragón;
súplicas, llantos y reclamos
ocultando el antiguo verdor.
Otra batalla concluida y se prosigue,
pero no encuentro en ella atisbo de honor.
Padres e hijos que no volverán a casa,
en su lugar una carta o una breve anotación.
No lucho con ellos ni en su contra,
esa no es mi verdadera función,
y es al finalizar la batalla
cuando yo realizo mi aparición.
Recorro el campo sembrado de caídos,
desde los límites hasta donde se ha centrado la acción,
apunto y dibujo a los soldados
para gestionar la maldita información.
Redacto la carta a los familiares
para comunicar la noticia, otra defunción
Quinientas catorce cartas escritas
y no cabe más en mi corazón.

Entiéndanme, no les cambio el oficio
pues nunca tuve el suficiente valor
de batirme con quienes eran mis hermanos,
solo para crear terrible destrucción.
Mas este trabajo me está matando,
en cada línea caigo en cruel depresión.
Cada vez cuesta más sentir algo,
deambulo registrando cuerpos como un ladrón,
buscando indicios de quien yace
para llegar a correcta deducción,
y rezo noche y día
en no caer en ninguna equivocación.
Soy un escribano mortuorio,
agotado de ver esta desolación,
no poseo ni rango ni bando,
me retiro en cuanto comienza el fragor.
Cada uno desempeña su papel,
pero esta es mi maldición

Nota: Participación en 3º Concurso Sant Jordi 2011 de la Asociación de La Era del Caos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *