Reseña: Anita Blake. Placeres Prohibidos de Laurel K. Hamilton (Panini Comics)

Reseña: Anita Blake. Placeres Prohibidos de Laurel K. Hamilton (Panini Comics)

Anita Blake cazavampiros. Placeres prohibidos

Autores: Laurell K. Hamilton, Stacie Ritchie, Jess Ruffner-Booth, Brett Booth
Traducción: José Miguel Pallarés Sanmiguel
Editorial: Panini Comics
Edición: Tapa dura / 144 Págs
ISBN: 9788496991231
P.V.P.: 15,00 €

Ficha GoodReads
Ficha en Whakoom

SINOPSIS:

La autora de best-sellers Laurel K. Hamilton traslada su más famosa creación al cómic. Anita Blake vive en un mundo donde vampiros, zombies y hombres lobo han sido declarados ciudadanos de Estados Unidos. Su profesión consiste en sacar a los muertos de la tumba, y también se ha convertido en una de las más fieles colaboradoras de la policía. Pero, mientras Anita se gana la atención del más peligroso vampiro de St. Louis, también descubre un oscuro secreto sobre si misma: el origen de su inusual fortaleza.

CÓMO LLEGA A LOS OCTAEDRILES:

En uno de mis paseos digitales por el portal de Amazon, me topé con este tomo. ¿Una cazavampiros? Desde que le eché el ojo sabía que iba a caer. Y así fue. Sin apenas informarme de edición o de si la editorial proseguiría con la trama, me lancé a por esta historia.

RESEÑA:

La cubierta me golpeó en la cara. Tanto la ilustración de la portada como la contra me parecen muy sugerentes, anunciando una aventura de vampiros de las que van a molar. En la portada vemos a la prota, Anita Blake, preparada para la acción. Mientras que en la contra, podemos ver en primer plano uno de los vampiros (mejor no anticipo nada) que va a tener un papel y relación con Anita bastante importante. De fondo, se pueden ver más criaturas del universo de sombras en las que se moverá esta peculiar cazavampiros.
La historia de Anita rápidamente te atrapa. Se trata de una reanimadora con licencia para matar vampiros, siempre que tenga una orden aprobada por un juez. Y es que los vampiros han salido de las sombras y, solo en algunos países, se les ha declarado y reconocido como ciudadanos con los mismos derechos que los propios humanos. Es por ello que nuestra prota tiene una relación directa con la policía aunque no en exclusiva. También ejerce como un tipo de detective y haciendo encargos de reanimación de modo particular. La sociedad vampírica que crea la autora de este universo está muy jerarquizado por el propio poder y antigüedad de los mismos chupasangres. El vampiro en sí es poderoso, mucho más que cualquier humano, y siembra terror allá donde aparece. Tienen sus propios locales y barrios.
La trama comienza con una serie de asesinatos de los vampiros y un encargo que Anita no va a poder rechazar. Lo bueno de esta cazavampiros es que es algo más que una simple humana, con su habilidades peculiares, pero sin ser nada poderosa. Los vampiros temen su reputación y trabajo, pero ella se sabe muy inferior a ellos en tema de fuerza y poder. Es por ello que no es el arquetipo de cazavampiros y es lo que más me ha gustado.
El dibujo, los fondos, la narración (sobretodo en momentos de acción) me ha encantado. Ese estilo casi victoriano en los vampiros antiguos, moderno en los nuevos y algo desastre en la propia Anita, le da mucha personalidad a la historia.
La edición en tapadura, con las cubiertas de todas las grapas al final, como material extra, es una delicia.
Pero, y aquí vienen los peros, el principal escoyo que no me permite recomendar este tomo es que la editorial dejó colgada la serie y este tomo se queda inconcluso. Buceando por las redes, he comprobado que Gigamesh si que trajo más de las novelas (ya que este tomo corresponde a la primera novela de Laurell K. Hamilton) pero ya no se encuentran en su catálogo. Esto me lleva o a intentar leer en inglés o a olvidarme y aparcar las historias de Anita Blake. ¡Un pena!

NOTA: 8 / 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *