Reseña: El Libro del Cementerio de Neil Gaiman

Reseña: El Libro del Cementerio de Neil Gaiman

El Libro del Cementerio

Portada de El Libro del Cementerio

Autor: Neil Gaiman

Editorial: Roca Editorial

Ilustración de Portada: Dave McKean
Ilustraciones Interiores: Dave McKean
Traducción: Mónica Faerna
Edición: Rústica con solapas / 256 páginas
Precio: 17,00 €
Ficha en Editorial
Comprar en CyberDark

SINOPSIS:

El Libro del Cementerio en las estanterías de Los Octaedriles

El Libro del Cementerio en las estanterías de Los Octaedriles

Escuchad esta trágica historia: una familia que duerme, un asesino sin compasión y una criatura aventurera, un huérfano que escapa de la muerte. ¿O no?

El pequeño escapa del peligro y consigue gatear hasta lo más alto de la colina. Detrás de la valla que se encuentra, existe un lugar oscuro y tranquilo, un cementerio lleno de una vida especial. El niño es recibido allí donde los muertos no duermen y todos los que allí habitan deciden brindarle su protección, porque fuera, tras la valla que separa a la ciudad de sus fantasmas, el asesino vil espera pacientemente.

El niño sin padres, sin lugar en el mundo, sin nombre, será acogido por los espíritus amables, que hacen un pacto para protegerlo. Lo llamarán Nadie, porque no se parece a nadie más que a sí mismo. Será Nad para sus “padres”, Nad para sus compañeros de juegos, niños que nunca más crecerán, Nad para su mentor. Y Nadie para el hombre que lo busca para matarlo.

ASI LLEGÓ A LOS OCTAEDRILES:

En este nuevo apartado de nuestro pequeño y particular análisis del libro en cuestión, queremos indicar cómo y por qué ha llegado esta obra en las manos. De este modo podréis comprendernos y conocernos un poco mejor. En esta ocasión fue por una recomendación directa de nuestros amigos y compañeros de Página en Blanco, Ángel García y Sara Cáceres. Ambos llevaban tiempo hablando de las virtudes de Neil Gaiman y estando em un especial de El Búnker Z emitido desde la librería Punto y Coma de Leganés, nos topamos con esta edición en concreto. Poco más se tuvo que hacer y El Libro del Cementerio pasó a ser otro miembro ilustre de las estanterías de La Caverna del Enano, sede central de Los Octaedriles.

RESEÑA:

Con una cubierta inquietante, Dave McKean nos muestra el perfil de un niño pequeño, indefenso y desnudo, sobre la hoja de un cuchillo ensangrentado. Una mano enguantada en cuero lo empuña, un asesino. Reflejada en la sangre de, la figura de un cementerio es reconocible. Todo ello bajo un fondo de una noche oscura con una luna menguante y una especie de viento que arrastra una bruma espeluznante. Se trata de una composición visualmente muy potente y que nos permite ver lo que nos depara tras abrir sus páginas. Acción, misterio, algo tenebroso. Pero la labor de este magnífico ilustrador no acaba en esta increíble cubierta. En el interior de la obra hay decenas de ilustraciones, algunas acompañan al texto en solo un pedazo de la hoja, otras se funden con él en páginas enteras o dobles páginas, e incluso hay páginas dedicadas solo a las ilustraciones, sin texto. Todo ello permite sumergirte en esta historia creada por Gaiman y recibir impacto tras impacto de la mano de McKean.

Ilustración Interior de El Libro del Cementerio N/B

Ilustración Interior de El Libro del Cementerio N/B

Sobre la historia, he de reconocer que eran altas las expectativas y eso no siempre es recomendable. En esta ocasión, Gaiman las ha superado y ha ganado un nuevo seguidor. El Libro del Cementerio nos presenta una historia dura, asesinato, persecución y refugio de un bebé en un desolado cementerio. Allí, los peculiares habitantes del campo santo deciden coger bajo su protección a ese niño y concederle la ciudadanía temporal aun no siendo un difunto. Esta situación excepcional permite salvarle la vida y comenzar una nueva inimaginable. Es entonces cuando empieza la historia de Nad Owen(diminutivo de Nadie) en ese peculiar campo santo que es a su vez una reserva natural de una ciudad inglesa. Supervisado por un tutor que se mueve en las sombras, entre los vivos y los muertos, Nad comenzará a ver un mundo solo disponible para los que ya han abandonado este mundo. Durante toda la historia, veremos como Nad va creciendo, descubriéndose y aprendiendo a través de las experiencias personales de difuntos de diferentes épocas.
Ilustración Interior de El Libro del Cementerio B/N

Ilustración Interior de El Libro del Cementerio B/N

Con un estilo muy cuidado, una narración exquisita, detallista pero aun así muy dinámica, las páginas volaban en nuestras manos. Gaiman demuestra un don que Mónica Faerna ha conseguido traspasar con un enorme éxito a nuestro idioma. En todo momento, el escritor nos sorprende con las ocurrencias de un jovencillo que va metiéndose en su juventud al mismo tiempo que lucha y sueña con conocer el mundo que hay tras las enormes puertas del cementerio. Sin perder el gusto por los detalles, Gaiman se introduce en todos los aspectos interiores del desarrollo de un joven: amistades, inseguridades, futuro, amor, temores, … El único pero que hemos podido achacar a esta lectura que tanto nos ha gustado es el ritmo. Durante toda la obra es estable, no disminuye y tiene continuos giros y puntos de inflexión, sin embargo, cuando se aproxima el final, la acción es algo más atropellada. El desenlace de la historia se hace demasiado breve, rápida e intensa, dejando la sensación de un fin algo más precipitado de lo que se merecía el desarrollo de la historia de Nadie Owen. De todos modos, esto no permite ni desmerece en ningún momento la trama y la obra en sí. Una gran experiencia y una lectura deliciosa.

Como conclusión, El Libro del Cementerio es una novela ágil, trepidante y cuidada que hará las delicias de cualquier lector. Desde Los Octaedriles os recomendamos esta obra y nos instamos a acercarnos a más obras de este autor.

NOTA: 8/10

2 responses to “Reseña: El Libro del Cementerio de Neil Gaiman”

  1. Ángel García dice:

    Por alusiones, me pronuncio.

    Recuerdo que está fue mi primera aproximación a este autor (un auténtico genio) y me dolió que una persona me dijera que era su peor obra. Después descubrí Neverending, Americano Gods, Sandman, ¿Qué sucedió con el cruzado enmascarado? Y no me queda otra opción que darle la razón… Pero, lo peor de un genio no deja de ser una maravilla. Mi edición es otra pero esta es chulísima
    No he leído toda su obra, pero Neil Gaiman es uno de esos autores que hay que conocer. Mi favorita es Neverwhere sobre ese Londres tan vivo… Y American Gods es fundamental dentro de la fantasía actual.

    Un saludo

    • jmbeza dice:

      Gracias Ángel por pasarte por aquí y compartir tu opinión. La verdad es que se palpa que es un autor especial, de esos a tener en cuenta. Y tienes toda la razón. De no tener ni una de sus obras, hemos pasado a tener ya tres: La que acabamos de reseñas y las otras dos de las que hablas al final. Además, hemos estado indagando para acercarnos a Sandman aunque nos da cierto reparo dado que es un mundo muy extenso… aunque nos atrae mucho!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *